Archivo de la categoría: Dinamarca

De Copenhague a Londres: La sirenita y Peter Pan

Copenhague, esa ciudad donde en pleno agosto tuve que comprarme una bufanda. Esa ciudad que además de ser cara y no tener ningún aliciente más allá de Christiania, un castillo (Rosenborg), una iglesia más o menos bonita con una escalera a la que se puede subir para ver la ciudad y la típica foto de los barquitos en Nyhavn. Ah sí, y si eres un niño el parque Tívoli tiene que molar.

Esta falta de lugares de gran interés y un pequeño complejo de inferioridad con respecto a otras capitales Europeas les llevó a crear un símbolo de la ciudad un tanto artificial, que no deja de ser bonito o no, pero comparable con el coliseo o la torre Eiffel, pues se queda un poco descafeinado.

Igual es el mal tiempo que hacía, pero caminar casi una hora, tener que refugiarte en una Iglesia de lo que llovía para llegar y ver una estatua de bronce de 1.25 metros, pues tampoco es que sea lo mejor del mundo. 1.25 es lo que dicen, supongo que de cabeza a pies, pero como está encogida…

A lo que íbamos. La sirenita en cuestión cumple ahora 100 años, y claro, fue inspirada en el cuento de Andersen que se hizo famoso por la película (y en concreto por Sebastían, ¿no?).

Lo más importante del asunto, es que el tal Eriksen este que la hizo, tonto no era, quería que su modelo fuera una gran bailarina de ballet, muy famosa por aquellos tiempos en todo Dinamarca según parece. Pero claro, la bella muchacha se negó a posar desnuda, así que nuestro amigo Eriksen, sin inmutarse, le pidió a su mujer que posara desnuda para hacer la sirenita, pero oye, le pongo la cara de la guapa, que tu tal. Y así es la historia, lo que no sabemos es si hubo divorcio después de eso, o si el gran Eriksen le dijo, si cariño, sonríe que yo te saco bien.

Aparte de eso, es famosa porque en estos 100 años, desde que allí fue puesta un 23 de Agosto de 1913 ha sufrido mil y un actos vandálicos. La han pintado mil y una veces y la han utilizado para las más diversas protestas, burka por medio, consolador por medio o traje del kukusklan. También la han decapitado dos veces y lo han intentado otra, sin duda, el espíritu de la mujer totalmente despechada. Parece ser que también lo han intentado con explosivos alguna vez, por eso de probar.

También remarcar que es un poco de quita y pon, ya que en 2010 durante la expo en China allí que se la llevaron durante seis meses, dejando sin duda Copenhague huerfano. También os digo que es más la promoción que lo que la quieren los Daneses, que más o menos pasan de la estatuita en cuestión.

¿Conclusión? Todo el mundo acaba un poco decepcionado con Copenhague en general y con la sirenita en particular, ya que el mito ha hecho de ella mucho más de lo que es, a pesar de su valor como símbolo. La queja principal, el tamaño, que después de la pateada que te das hasta llegar a ella, pues oye, te esperas algo más grande (es realmente pequeña).

Copenhague merece la pena si vienes de ver Europa y quieres ir a Suecia. Para eso si merece la pena pasar un día, ves la dichosa sirenita y das una vuelta por Christiania que es un lugar bastante curioso y agradable.

Y hablando de estatuas de personajes famosos de cuentos… También puedes ir Kensington Garden en los que se encuentra una estatua de Peter Pan, y así de paso ves Londres, que es bastante más espectacular. La escultura es más bonita y además es más antigua, ya que fue puesta durante la noche del uno de mayo de 1912, casi como quien no quería la cosa, como en secreto, para dar una sorpresa a los habitantes de Londres, como si la estatua hubiese surgido en ese lugar por arte de magia. Al día siguiente dejo una nota en los periódicos de Londres:


Autor: Andrew Whitman

“There is a surprise in store for the children who go to Kensington Gardens to feed the ducks in the Serpentine this morning. Down by the little bay on the south-western side of the tail of the Serpentine they will find a May-day gift by Mr J.M. Barrie, a figure of Peter Pan blowing his pipe on the stump of a tree, with fairies and mice and squirrels all around. It is the work of Sir George Frampton, and the bronze figure of the boy who would never grow up is delightfully conceived.”

El autor eligió ese lugar porque tomo la inspiración de esos jardines para crear el personaje de Peter Pan, algunos dicen que en esos mismo jardines conoció a un niño al cual tomo como inspiración para crear su obra, pero en realidad vino de los hijos de unos amigos suyos, con los que representaba obras de teatro.

Además encontrar la estatua es un pequeño reto, no es que esté escondida, pero cuesta un poco dar con ella, así es más gratificante, siempre que no llueva en la capital inglesa, claro. Además, la historia es mucho más divertida, Peter Pan mola más que la sirenita (si quitamos a Sebastian… ^^ ), y lo mejor, el propio autor contribuyo a la obra.


Autor Cristiano Oliveira

Otra anécdota. Cuando eligieron el modelo para hacer la estatua, un joven muchachete inglés de seis años y le enfundaron el traje de Peter Pan, el autor del libro dijo: “It doesn’t show the devil in Peter”, y eligieron otro modelo.

Por cierto el autor de Peter Pan se llamaba J.M. Barrie, que muy poca gente lo sabe, y era Escocés.

Para concluir, lo que ocurre es que una estatua así pasa desapercibida en Londres, con miles de cosas que hacer y con miles de visitas que hacer, pero a su ves puede ser el monumento más famoso de un país.

*P.D.: Las fotos de la Sirenita son mías (Agosto 2011) Y las de Peter Pan las he cogido de Flickr porque aunque he estado 4 veces en Londres, no tengo ninguna foto decente de la estatua.