Archivo de la categoría: Eslovenia

Lago Bled – Eslovenia

Ningún viajero que pase por Eslovenia debería dejar el lago de Bled de lado. Son junto a Liubliana y las cuevas de Postojna uno de los mayores atractivos de este pequeño país.
 
 
El lago glaciar se encuentra al pie de los Alpes Julianos (nombre que proviene de Julio Cesar), muy cerca de la frontera con Austria, y apenas a 50 kilómetros de la capital eslovena. En verano es apto para el baño y en invierno llega a helarse permitiendo el patinaje sobre él.
 
Para llegar al lago desde Liubliana tenemos que tomar dirección norte por la A2/E61 y seguir las indicaciones. La manera más fácil de llegar si no tenemos coches es desde la estación de autobuses de Lubliana (al lado de la del tren). Salen autobuses a todas las horas en punto desde las las 6:00 hasta las 22:30, y vuelven a todas las y media siendo el último bus de vuelta a las 20:30.
 
El bus se coge en la dársenas enfrente de la estación y se puede comprar el billete en las taquillas de dentro del edificio o en el propo bus. El precio es de 6 a 7 Euros y es recomendable cogerlo en el propio bus para ahorrarte el recargo de 1.5 euros de la taquilla. No suele haber problemas de espacio en los autobuses. El tiempo de recorrido es de una una hora y veinte minutos.
 
Antes de llegar al lago pasamos por la ciudad de Bled, que se encuentra a orillas del mismo. Lo mejor es bajarse en la estación de Bled, seguramente avise el conductor o donde se baje mucha gente. Apenas a 150 metros se encuentra el lago. Lo mejor sería acercarse a la oficina de información turística y pedir un mapa, aunque no es necesario ya que no nos separaremos mucho del lago.
 
Para situarnos, lo primero que vemos al llegar a la orilla del lago es el Castillo de Bled, situado al norte en lo alto, el pueblo, que se encuentra en toda la parte este, y en el medio de lago, la famosa iglesia. Todo lo demás son sendas y caminos que rodean el lago en su totalidad, además de playas para el baño.
 
Nuestra visita empezará por lo más impresionante del lugar, el Castillo de Bled, que se levanta sobre un prominente saliente de roca que domina todo el lago y que veremos nada más llegar. Para accede a él lo mejor es subir en coche, y si no, partiremos de la Iglesia que se encuentra cerca de la estación de bus, en la zona este del lago, siguiendo la senda hacia arriba, hasta llegar al parking del castillo, unos 10-15 minutos.
 
El castillo es una reliquia que data de principios del siglo XI, construido por los obispos de Brixen. La entrada cuesta 8 euros, la reducida 6, el horario es de 8 a 18 de Noviembre a Marzo, hasta las 20 de abril a marzo. ¿Merece la pena entrar? Bueno, el castillo es muy bonito y tiene una exposición de armas y de la historia de lugar, pero sin duda lo mejor son las vistas. Nada más entrar al castillo es donde se contemplan la mejores vistas y donde podemos tomar las mejores fotos. Pero si queremos ahorrarnos la entrada y ver de todas maneras las vistas, hay un pequeño truco. Claro, no nos vamos a ir de allí sin ver el lago desde una posición tan privilegiada.
 
Nos encontramos la entrada del castillo, vamos un poco a la derecha y veremos un pequeño sendero entre matorrales. Ya está, ese es el truco. Seguimos el sendero bordeando la pared del castillo, cuidado, es recomendable llevar buen calzado e ir con cuidado, ya que el terrero es un poco inestable. Cuando llegamos a lo más alto del pequeño sendero, ya veremos el lago en su totalidad. Hay un par de puntos donde asomarse para sacar unas fotos esplendidas. Como he dicho es un “truco” ya que se han ocupado bien de no señalizarlo para que todos pasemos por caja.
 
 
Una vez hemos bajado del castillo, tenemos varias opciones. La más recomendable es rodear el lago hacia el este. Nada más salir de al senda por la que subimos al castillo encontramos una playa de pago. Está acondicionada, tiene su zona de juegos para los críos etc. Pero tranquilos, si queréis bañaros más adelante hay más sitios habilitados gratuitos. La vuelta total al lago son algo menos de 6km, sin parar se pueden hacer en poco más de una hora.
 
Así que continuaremos nuestro viaje rodeando el lago y viendo cada vez más de cerca la isla de Bled, con su icónica Iglesia. Paseando por el sendero encontraremos muchos pequeños rincones cerca del agua en los que podemos parar a tomar un baño (aunque pone que está prohibido…), o a comer algo. Justo cuando el sentido del sendero cambia hacia el sur, encontramos la primera playa. Hay una especie de muelles de donde la gente se tira al lago. La playa está ocupada principalmente por gente del lugar. En verano el agua está a una temperatura muy agradable. Lo malo de esta playa es que no es una playa propiamente dicha, no hay arena y se accede al agua a través de las plataforma de madera.
 
Siguiendo el sentido de lago, llegamos, ahora sí, a una playa propiamente dicha. Es la playa que está al lado del camping, tiene arena y es algo más animada que la anterior. Parada obligatoria para darnos un baño.
 
 
A partir de aquí perderemos a los turistas de vista y nos adentraremos en una parte del lago con rincones para tomar el baño, algunas pequeñas “calas” con piedras o espacios de césped con gente natural del lugar tomando baños. Esta parte es la más cercana a la isla. Siguiendo un poco más llegaremos otra vez a la ciudad dónde empezamos.
 
No nos podemos ir de Bled sin visitar la isla y la iglesia. Hay dos opciones, ir en Pletna o alquilar un bote con remos. El viaje en Pletna cuesta 12 Euros por persona y se puede coger desde varios puntos alrededor del lago. Identificaremos las Pletnas por ser unos barcos antiguos, muy bonitos, con una especie de toldo curvado en la parte superior. La otra alternativa, alquilar un bote, cuesta alrededor de 10 euros la hora y también hay diversos puntos para alquilarlas.
 
Una vez en la isla, tendremos que subir los 99 escalones hasta llegar a la iglesia de la asunción. La tarifa es de 3 Euros y los horarios los siguientes: Abril y Octubre 9-18; De mayo a septiembre 9-19; Noviembre a marzo 9-16. La iglesia es bonita pero podemos irnos de allí sin verla, ya que todo su encanto se debe a su localización.
 
 
Sin duda una visita muy recomendable si estamos de paso por Eslovenia, o una razón para visitar este desconocido país. Si vas con pareja, imprescindible.  
 
 


Ver Bled Bokutravel en un mapa más grande