Archivo de la categoría: España

Atardecer en la torre de Hércules – La Coruña

La torre de Hércules es un lugar magnífico para visitar. Muy cerca del centro de la ciudad de La Coruña, este faro lleva viendo el paso del tiempo desde el siglo primero y es el único faro romano que todavía sigue en funcionamiento. Tan importante y bonito es que hace 4 años fue declarado patrimonio de la humanidad.

Darse una buena caminata por el paseo marítimo de La Coruña y acabar viendo el atardecer con el faro como telón de fondo es casi obligatorio si andamos por tierras gallegas.

Os dejo unas cuantas fotos.

Torre de Hércules

 

Torre de Hércules

 

Torre de Hércules

Torre de Hércules

 

Torre de Hércules

 

 

Y como extra, el mirador de O Portiño, también en la coruña, otro sitio imprescindible.

Torre de Hércules

 

mirador de O Portiño

 

mirador de O Portiño

 

mirador de O Portiño

 

P.D.: Las fotos no tienen ningún tipo de retoque.

Preparando un viaje de fin de semana a Barcelona

Barcelona es esa ciudad que siempre uno tiene ganas de visitar. El año pasado fue la segunda ciudad más visitada por los españoles, y la más visitada por los turistas extranjeros. Sin duda tiene un gran atractivo tanto turístico como cultural. Así que miré un poco precios de aviones y hostales, y allí que fui. A continuación toda la información necesaria para nuestros viajes a Barcelona baratos.

– El vuelo: Lo primero que que hice es ir a Ryanair.com. Busqué vuelos para salir un viernes y volver un lunes. Hay prácticamente de todos los Aeropuertos Ryanair de España, un vuelo diario y a veces dos, y a precios muy económicos. Salí el Viernes por la mañana y el lunes a la hora de comer ya estaba en casa, por 35 Euros.

– Alojamiento: Vi un hostal barato que no tenía mala pinta y no tenía malas opiniones por la web. En realidad no es un hostal, es un piso en el que tienes una habitación y compartes con otros viajeros la cocina y el baño. El precio era de 88 Euros por tres noches una habitación doble, es decir, 14 euros la noche, nada mal para ser Barcelona.

Se llama Bcn Travellers Flat está muy cerca del arco de triunfo, en la calle Sant Joant. Una vez reservas habitación te envían un mail para ver a que hora y por el aeropuerto que llegas y darte las indicaciones pertinentes, básicamente llegar hasta la parada del metro de Paseo de Gracia, directamente desde el aeropuerto. ¿El alojamiento? Para ser tan barato, bien. Es un cuarto sin ascensor, está todo muy limpio y correcto, la decoración es simple pero bonita y la equipación es buena. La cocina tiene lo suficiente para hacer la comida y hay café y té para desayunar.

¿El problema? El baño. Es un poco cutre, hay que reconocerlo. Para acceder a él hay que pasar por la terraza. Hacía calor, y todo bien, pero como haga frío…

– Trasporte: Para llegar a Barcelona desde el Aeropuerto del Prat lo mejor es coger la línea de tren que hay en el aeropuerto. Es muy fácil ya que solo hay una línea y está muy bien indicada por todo el aeropuerto. Ya que después nos moveremos por Barcelona tenemos que coger un billete de 10 viajes, el T-10, que también nos valdrá para el metro. Sale muy económico porque un billete simple hasta el aeropuerto nos costará 3.60. Si cogemos este, 10 viajes no salen por 9.45, además lo puedes utilizar entre varias personas. Con esto nos llegará seguramente para todo el fin de semana. Aquí para más info de los transportes y tipos de billete de Barcelona.

– Comida: Contando que tenemos cocina en el hostal, podemos gastarnos muy poco en comida. Ponemos 10 Euros al día por si comemos también algo fuera.

– Museos: Los museos en Barcelona son bastante caros. Por ejemplo, para la Barcelona de Gaudí. Entrar en la casa Batlló, cuesta 20 Euros. La Pedrera 16,50. La Sagrada Familia son 13 Euros, si compramos la entrada con el museo Gaudí 16.5 Euros.

Si hablamos de dos de los museos más visitados de Barcelona, el museo Picasso son 11 €, y el de arte contemporáneo cuesta 8 Euros. Para entrar en la catedral pagaremos 6 Euros. Pero también hay otro muchos sitios para visitar gratis, el Parc Güell es gratuito, así como la Catedral del mar y otros muchos lugares. Además, por ahora, pasear y callejear es gratuito, y Barcelona nos tiene un gran atractivo.

 

– Gastos.

35 Billete de avión (si tenemos la tarjeta ryanair, si no tenemos que sumar 12 Euros)

44 de hostal

9.45 del transporte

30 Comida

Total: 120 Euros. Más lo que le queramos sumar si entramos a algún museo. Si queremos organizar viajes baratos a Barcelona con nuestros amigos o pareja, y no disponemos de mucho dinero, es una opción bastante buena, aunque sin muchos lujos.

Guía de Santander – Índice

Guía de Santander para android y libro electrónico. Información para tu viaje a Santander,Santander sobre cómo moverse, monumentos, museos, playas, restaurantes etc. En todas sus versiones y en android, no tiene ningún tipo de publicidad, el blog tampoco.

Las guías se pueden descargar gratis, a cambio sólo comparte el post: feed feed

Descargar Guía turística de Santander Android

Descargar Guía turística de Santander ebook (.mobi)

Descargar Guía turística de Santander pdf

 

 

– Información general:

– Acerca de Santander
– ¿Cuanto tiempo voy?
– ¿Cómo llegar a Santander?
– ¿Cómo me muevo por Santander?
– Precauciones

 

¿Qué ver en Santander?

– El centro
– Península de la Magdalena
– Zona del sardinero

 

– Museos y monumento

Catedral de Santander
– Faro de Cabo Mayor
– Museo Marítimo del Cantábrico
– Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria
– Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria

 

– Destacado alrededor de la ciudad

– Cuevas de Altamira
– Parque de Cabarceno
– Cuevas del Soplao

 

– Gastronomía

– ¿Qué comer en Santander?
– ¿Dónde comer en Santander?

 

Más

– De cañas
– Paseos en barco
– Playas
– Las mejores vistas
– Rutas

 

– Mapa

 


Ver Santander Bokutravel en un mapa más grande

Cosas que ver y hacer en Santander

– De cañas

Santander, dado el turismo, tiene una especial ambiente en verano. Más gente de fuera, veraneantes, el calor y la playa le dan más vida a la zona del Sardinero y de la bahía.

En Santander se pueden diferenciar varias zonas de fiesta, más o menos se divide en tres.

La principal zona de fiesta es Cañadio y sus alrededores. Es la zona que está cerca de puerto chico, de los bares de pinchos y cañas y donde sale la gente a cenar. En la propia plaza se suele juntar la gente a beber cervezas en la escaleras o en los cuatro o cinco bares que hay alrededor, siendo el más popular El Ventilador.

La plaza suele estar muy concurrida a principios de la noche, y después la fiesta se desplaza hacia la calle Santa Lucia y alrededores. La mayoría son pubs. La noche puede acabar en varias discotecas que hay por la zona. En las calles paralelas a Santa Lucía también hay gran número de bares.

Otra zona llena de vida nocturna es el Río de la Pila. Muy cerca de Cañadio es una sola calle que aglutina gran número de bares alternativos, con música Rock, Indie, Reage, etc. Se concentra un gran número de gente bebiendo en la calle, y el ambiente es muy distendido. El único problema es que cierra antes que la los pubs de Santa Lucía.

Otra zona parecida es la Calle del Carmen, al este del Río de la Pila y al Norte de Cañadio, con bares principalmente de música Rcok y alternativa, con música en directo y bastantes actos culturales.

Más lejos, al oeste de Santander, cerca de la Burgos, está la zona de San Luis. Hay bares de cachis, primeras copas, futbolines y demás. Cierra pronto.

Por último, en el Sardinero, hay una discoteca muy conocida, BNS, donde también se junta mucha gente para acabar la noche. La discoteca cuenta con unas vistas preciosas.

Si lo que te gusta es la música en directo y los conciertos, el Black Bird, cerca del río de la pila, tiene conciertos casi todos los días. Otros bares de las otras zonas, también realizan conciertos casi todas las semanas, como el Rvbicón o Rocambole.

 

– Paseos en barco

Siempre es agradable dar un paseíto en barco por la bahía.

Hay diferentes tipos de paseo en barco, unos son regulares y otros son excursiones turísticas.

El primer paseo nos lleva a Pedreña y a Somo. De esta forma podemos dar una pequeña vuelta por la bahía. El precio es de 4.5 Euros. El primer barco sale a las a las 7:50 de Santander, y a partir de las 11 hay uno cada 15 minutos. El último vuelve a las 21.30.

Si queremos ir a la playa que vemos al otro lado del a bahía, la playa del puntal, hay un servicio cada poco tiempo, que nos lleva y nos trae por 3.80. El primer barco sale a las 10.30 y el último vuelve a las 8. Es la mejor manera de visitar esta esplendida y extensa playa, de 4.5 kilómetros de longitud. Es una playa nudista.

Estos son los servicios normales, también hay tres tipos de paseos turísticos.

El primero nos da un paseo por toda la bahía, cuesta 9.5 euros y la duración es de una hora. Sale del embarcadero y recorre, la Magdalena, el Sardinero, Cabo Mayor, Isla de Jorganes, las playas de Loredo, Somo y El Puntal. Sin duda es la mejor manera de conocer toda la bahía. La excursión está disponible desde el 1 de Julio hasta el 12 de Octubre con varios horarios durante todo el día.

La segunda opción es parecida a la anterior, pero haciendo hincapié en las Isla que pueblan la bahía, concretamente la isla de Mouro, de la Torre, de la Horadada y de Santa Marina. La curiosidad de esta excursión es que para en una isla para que los pasajeros contemplen el fondo marino. Vale lo mismo que la anterior, 9.5 y la duración es similar, alrededor de una hora.

El último paseo nos lleva de visita por el río Cubas a un precio de 12 Euros con una duración de dos horas y media. Este recorrido está disponible determinados días.

Lo mejor es acercarse al embarcadero de donde salen todos los barcos para consultar horarios por si hay alguna modificación.

 

– Playas

Santander ha sido siempre conocida por sus agradables playas, siendo un total de 11 las que están en el núcleo urbano, bastantes más si nos vamos un poquito más lejos. Por ello, sin movernos de la ciudad podemos darnos un baño en unas playas muy animadas, y si queremos algo más apartado y tranquilo también tenemos la opción. Todas las playas de Santander son de arena.

Las primeras playas empiezan un poco más lejos de puerto chico, siguiendo el paseo marítimo. Los peligros es la primera, una playa pequeña, de unos 200 metros, con mucha ocupación, y su nombre es solamente una falsa advertencia. Siguiendo tenemos la Magdalena y los Bikinis, que debe su sugerente nombre a las estudiantes europeas que venían en verano a estudiar al Palacio de la Magdalena, y se daban sus baños con estas provocativas prendas.

La principal característica de estas tres playas es que al estar situadas en la bahía, las agua son en exceso tranquilas. Las vistas son muy agradables, porque al estar las playas orientadas hacia el sur, podrás estar tumbado en la toalla y ver la playa de enfrente, el puntal y somo, y más al fondo montañas, entre ellas Peñacabarga, que domina Santander. También hay una pequeña Isla con una escuela de vela.

Al otro lado de la península de la Magdalena se encuentra la playa del Camello, cuyo nombre proviene de una curiosa formación rocosa. Siguiendo el camino, llegamos a la Concha y seguido la playa de Santander más famosa, el Sardinero, con un kilómetro y medio de playa entre las tres. Son con más movimiento de la ciudad, dado que soy muy anchas y están en mar abierto, por lo que hay gente practicando deportes acuáticos y de playa, y también bañistas.

Un poco más allá, siguiendo hacia el norte, nos encontramos con Los Molinucos, una pequeñísima playa con muy poca gente ideal para descansar. Pasando la península de Mataleñas vamos hasta la playa de Mataleñas, con una forma curiosa ya que se situá en una pequeña garganta a la que hay que acceder bajando unas escaleras. A pesar de estar algo aislada suele estar muy concurrida.

Para acabar, y algo más lejos, hay que ir en coche, se sitúan las playas del Bocal, La Maruca y Virgen del Mar, que tienen orientación norte, están abiertas al mar y tienen una menor afluencia.

Una recomendación, la playa de Covachos, a la que hay que acceder bajando un pequeño sendero, es una de las más bonitas de la zona. Se da la casualidad de que solo se puede acceder con marea baja. Enfrente de la playa hay un peñón que hace que se creen dos olas que chocan entre sí. Cuando la marea está en su punto más bajo, se puede acceder por un pequeño sendero hasta el peñón.

 

– Las mejores vistas de Santander

Para divisar la ciudad en toda su magnitud, con unas vistas esplendidas de la bahía, sin duda, la mejor opción es subir a peña Cabarga. Desde allí, apenas a 10km de Santander, se divisan los astilleros, el aeropuerto, la bahía en su totalidad y toda la ciudad. Las vistas son muy agradables y las fotos que puedes sacar, impresionantes.

Otra opción, si no se quiere ir tan lejos, es subir por el funicular del Río de la Pila, hasta la parte alta de la ciudad. Desde allí se puede contemplar la ciudad desde otro punto de vista. Podrás identificar algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad y la bahía en calma. Al atardecer tiene un color especial.

 

– Rutas

Día 1: Comenzaremos por la zona de la Catedral y el edificio de Correos. Tras ver la catedral, podemos caminar por paseo Pereda, viendo la grúa de piedra, el palacete del embarcadero y caminar hasta el palacio de festivales por el paseo marítimo.

Tras descansar, por la tarde podemos continuar el paseo hasta la península de la Magdalena, pasando por el museo marítimo. Al llegar a la península podemos ver el palacio, la isla de Mouro y el Zoo. Bien entrada la tarde podemos ir a Cañadio a tomar algo.

Día 2: Nuestro día puede empezar en calle Vargas donde se reúne mucha gente para tomar algo a media mañana. Vamos hacia el este, calle Burgos, plaza del ayuntamiento, y seguimos por las calles peatonales, hasta la plaza porticada disfrutando un poco del centro de la ciudad.

Por la tarde podemos ir a ver el faro de Cabo Mayor y disfrutar de las maravillosas vistas tomando algo en la cafetería allí situada. Por la tarde un poco de playa en el Sardinero y a tomar algo por la noche al río de la Pila.

Día 3: El tercer día podemos dedicarlo a algún museo y más tarde ver la playa de Liencres y sus dunas, que son parque natural y de gran valor ecológico. O bien podemos dirigirnos a la playa de la Maruca a comer. Muy cerca de esta playa se encuentra el Castillo de la Corbanera. En tres días ya hemos visto lo más importante de Santander y cercanías. Después podemos dedicarnos al descanso o a ver muchas de las cosas que nos ofrece Cantabria muy cerca de Santander, puedes verlo en Alrededor de la ciudad.

 

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander

Autor

 

Gastronomía de Cantabria

– ¿Qué comer en Santander?

Cantabria mira hacia el monte y hacia el mar. Quizás el plato más conocido de esta región sea el cocido montañes, pero sin duda los platos que mejor podemos disfrutar en Santander son sus pescados y mariscos.

En la mayoría de restaurantes sirven pescado fresco, como lubina, rape o merluza. También son muy típicas las sardinas asadas. Otro plato fundamental de la gastronomía cántabra es el bonito, el cual se toma cocinado de diferentes formas, siendo la más llamativa el sorropotún, un guiso de bonito y patatas con su cebolla y pimiento muy sabroso.

Los mariscos son muy demandados en los restaurantes, y dicen los cántabros que los de su mar son superiores a los del resto de España. De muy buen gusto son sin duda las gambas, mejillones, almejas o centollos. Muy típicos son también los chipirones encebollados o el puding de cabracho. Las anchoas de Santoña son conocidas en todo el país como unas conservas excelentes, así como el queso picón y el queso con denominación de origen de Treviso, conocido por ser muy parecido al de Cabrales.

Lejos del mar, el cocido montañes, anteriormente mencionado, es la joya de Cantabria. Hay varias formas de hacerlo, pero básicamente es un cocido normal, con sus judías blancas, morcillla, tocino, chorizo y demás condimentos, con la particularidad de que contiene berza, que le da un toque verde y distintivo. Otro cocido típico de la región es el cocido lebaniego, que se cocina de manera similar al anterior, pero con garbanzos.

Esto sentándonos en una mesa, pero, lo más típico de la ciudad y lo que más le gusta a sus gentes son las rabas. Las rabas no son otra cosa que calamares rebozados fritos, servidos ocasionalmente con un trozo de limón. Los fines de semana los bares y tascas se llenan de paisanos y turistas en busca de las preciadas rabas de calamar. Recomiendo probarlas, porque aunque sea un plato muy sencillo es bien agradecido.

Para terminar bien la comida un buen postre. Los sobaos y Cantabria son dos cosas que van siempre de la mano. Los más populares, industrialmente, son los sobaos El Macho, aunque también podemos encontrarlos caseros en panaderías y pastelerías. Otro producto típico de la región es la quesada pasiega, hecha con leche, mantequilla y huevos. No menos conocidas son las corbatas de Unquera, un postre hecho de hojaldre.

Y después de toda esta comida, el digestivo más conocido es sin duda el orujo de potes, muy promocionado por el ex-presidente de la región.

  

¿Dónde comer en Santander?

La zona más demandada para comer es sin duda el barrio pesquero, antiguo barrio de pescadores reconvertido en el mayor centro hostelero de Santander. Se pueden degustar todos los platos descritos anteriormente, desde un precio económico hasta los restaurantes algo más selectos. Llama la atención que en muchos establecimientos asan las sardinas de forma tradicional en la calle.

Por el centro de Santander, la misma zona de Cañadio y Puerto chico también hay gran variedad de restaurantes, situándose aquí los más caros de la ciudad, aunque también hay muchas tascas y bares para tomar algo.

Alrededor de las dos playas del Sardinero hay también una gran variedad de restaurantes, igual con menor calidad en la comida, o menos típicos, pero con unas vistas maravillosas.

También cerca la playa de la Maruca hay una serie de restaurantes que gozan de buena reputación, por la comida y por el pequeño paraíso que es ese lugar.

 

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander

Autor

 

¿Qué visitar en Cantabria?

– Destacado alrededor de la ciudad

Cantabria nos ofrece miles de actividades culturales y de naturaleza. Aquí resumimos algunas de las mejores cosas que puedes hacer estando en Santander.

  

– Cuevas de Altamira

Ir a Cantabria y no visitar las cuevas rupestres más famosas de España es un pecado.

Las cuevas se encuentran a 35km de la capital, en la localidad de Santillana del Mar. Es un museo muy barato 3 Euros la entrada normal y 1.5 la reducida, siendo gratis los Sábados por la tarde y los Domingos todo el día.

Además de la exposición permanente, se puede visitar una réplica de la cueva original. No esperen algo “cutre”, la réplica está tan conseguida que de no avisarte podrías creer que estas en la misma cueva en la que hace 15.000 años en el paleolítico, dibujaron las pinturas rupestres más estudiadas de la península.

En esta “neocueva” podemos observar de una manera fiel, ya que se utilizaron en el grabado las mismas técnicas que usaban los cazadores que habitaron las cuevas, el impresionante techo de la sala de polícromos, gracias al cual estas cuevas son patrimonio de la humanidad.

Por desgracia, no es posible entrar a la cueva original desde 2002, ya que las visitan dañabas las antiquísimas pinturas. Solo está permitida la entrada a profesionales para el estudio. Está previsto que en un futuro se abra al público de una manera ordenada, por ahora, toca esperar.

Imprescindible.

  

– Parque natural de Cabarceno

Situado a unos 20 kilometros de Santander, este parque es conocido por sus animales en semi-libertad. Si viajas con niños, la visita es casi obligatoria, ya que quedaran impresionados de poder ver animales tan impresionantes como los osos pardos, el lince o las demostraciones con aves rapaces y leones marinos.

El parque se inauguró en 1989, cuenta con 750 hectáreas y 112 especies de todos los lugares del mundo. Si amas la naturaleza, no te preocupes, no tiene nada que ver con un zoo, ya que los animales gozan de grandes espacios para moverse y hacer una vida casi normal.

La visita se hace en coche, dada su gran extensión, por ello cuenta con unos senderos por los que ir con el coche visitando las diferentes zonas.
Para llegar desde Santander a Obregón la mejor forma es coger la S-30, la autovía de la ronda de la bahía, y coger el desvío por la CA-142. Una vez en Obregón seguir las indicaciones para llegar al parque.

Horarios:
En invierno de 10 a 17 de lunes a viernes y de 10 a 18 los fines de semana.
En verano de 9:30 a 18 en Julio y Agosto hasta las 19.

Precios:
21 Euros adulto y 13 niño. En temporada baja 15 adulto y 10 niño.

  

– Cuevas del Soplao

Estas impresionantes cuevas son consideradas de las mejores del mundo por la calidad de sus formaciones geológicas, por su abundancia y por el gran tamaño de la cueva natural, 17km.

Las miles de espeleotemas que salpican la cavidad, destacando las estalagmitas, estalactitas y excéntricas, te harán ver un espectáculo maravilloso.

Las cuevas fueron descubiertas hace escasos 100 años debido a la minería, y hoy en día son unos de los puntos fuertes del turismo en Cantabria.

La entrada normal vale 11 euros, 8.5 reducida. Con esta modalidad de entrada solo verás una pequeña parte de la cueva, la parte más externa, acondicionada por un pasarela e iluminada.

Si te apetece ver todos los secretos de la cueva, hay una visita guiada, por 32 euros, con dos guías que te van explicando las curiosidades que esconde El Soplao. Esta visita dura unas dos horas, y el recorrido comprende una pequeña parte de toda la cueva, pero es mucho más completa que la normal.

En Agosto abre todos los días de 10 a 21, de 10 a 19 Julio y Septiembre.

Enero, Febrero, Marzo, Noviembre y Diciembre:

De 10 a 14 y de 15 a 17.

Abril, Mayo, Junio y Octubre:

De 10 a 14 y de 15 a 15.

Para la visita guiada, mirar horarios.

¿Cómo llegar a las cuevas del Soplao?

Saliendo desde Santander, coger la A-67 y después la autovía del Cantábrico (A-8), hasta el desvío de la CA-843 dirección La Acechosa. Seguir por La Granada, Rábago y las cuevas. El último tramo está marcado con señales turísticas de las cuevas. Otra opción es coger la misma autovía del Cantábrico hasta Cabezón de la Sal, de ahí a Rionansas y hasta las cuevas.

 

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander

  

Autor

 

Museos y monumentos en Santander

Museos y monumentos

– Catedral de Santander

Debido al incendio de 1941 que marcó la historia de Santander y las reformas sufridas por la catedral, tiene un aspecto exterior que no hace imaginar la riqueza arquitectónica que esconde dentro. Al pasar por fuera, podríamos pensar que no es una catedral bonita, ni siquiera antigua.

La catedral, de estilo gótico, comenzó a construirse en el siglo XII sobre un antiguo monasterio, y sufriendo varias ampliaciones y remodelaciones hasta el día de hoy.

Su particularidad es que está compuesta de dos iglesias, una encima y otra debajo. La llamada iglesia baja o Iglesia del Santísimo Cristo, es una pequeña iglesia de estilo gótico que sobrevivió al incendio. En ella se guardan los restos de los santos San Emeterio y San Celedonio.

Por otro lado la iglesia alta, data del siglo XIII y XIV pero fue reconstruida y ampliada tras el incendio, por el cual se perdieron la mayoría de los objetos de su interior, incluyendo el altar, pinturas, tesoros etc. Es la parte visible de la catedral desde la calle. Dentro se encuentra el claustro del siglo XIV.

 

– Faro de Cabo Mayor

Es un faro de la primera mitad del siglo XIX, concretamente encendió su luz en 1939. Tiene 30 metros de alto, 91 desde el mar, y el reflejo de su luz se puede ver en toda la ciudad.

La cruz que puedes observar cerca del faro es un homenaje a las personas que fueron ejecutadas despeñadas por el acantilado durante la guerra civil.

El faro sigue luciendo día tras días, y ahora además sirve como museo, ya que en 2001 los fareros abandonaron el lugar. Ahora es el centro de arte faro Cabo Mayor, el cual incluye arte relacionado con los faros y el mar. Horario de martes a domingo de 11 a 13 y de 17 a 20, hasta las 21 en verano.

Pero lo que más impresiona del lugar son las preciosas vistas que podemos contemplar. Como sugerencia hay un bonito paseo entre el faro y mataleñas, rodeando la costa.

Visitad esta zona un día de viento, pero de una distancia prudencial, y veréis las inmensas olas rompiendo con las costa. Para foto.

 

– Museos

Los tres museos más importantes de la ciudad son:

– Museo Marítimo del Cantábrico

Se llega a él por el paseo que lleva desde el palacio de festivales hasta la península de la magdalena, se situá cerca de la playa de los peligros.. El museo. Con más de 3000 metros cuadrados de exposiciones se dedica plenamente al mar, a la vida del mar y a la de las gentes que viven de él. Como ejemplo de lo que nos podemos encontrar, sus cuatro secciones son: La vida en la mar, Pescadores y pesquerías, El Cantábrico y la mar en la historia Vanguardia tecnológica frente a la mar. Contiene una gran cantidad de objetos y fotografías relacionados con la vida marítima.

Horario de martes a domingo de 10:00 a 19:30, hasta las 18:30 en verano. Precio 6 euros entrada normal, entrada reducida 4 euros.

 

– Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria

Para conocer algo más sobre la historia de Cantabria. Contiene objetos de valor para la región. Con algo más de un millar de objetos, recorre la historia de la región desde unos pocos objetos del neolítico hasta la época romana y algunos restos medievales.

La entrada es gratuita y el horario de verano es de martes a sábados de 10 a 13 y de 16 a 19. Domingos de 11 a 14. En invierno abre una hora antes entre semana. Se encuentra al lado de puerto chico. El museo se encuentra provisionalmente en la Avenida de los Castros 65, junto a las universidades.

 

– Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria

Es el museo más importante en cuanto a arte de todo Cantabria, fue inaugurado en 1909. Contiene una importante colección de obras pictóricas, en concreto 800, destacando sobre las demás una pintura de Goya del Rey Fernando VII.

El museo ha sido remodelado el año pasado.

La entrada es gratuita y el horario es de 11,15 a 13 y de 17,30 a 21 de lunes a viernes y sábados de 10 a 13, en invierno abre a las 11,15.

En este lugar se situá también la biblioteca biblioteca y casa-museo de Menendez Pelayo. El edificio cuenta con la biblioteca reunida por Menendez Pelayo, con más de 40.000 volúmenes. También se puede visitar la casa museo.

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander  

 

Qué ver en Santander

Para hacer turismo en Santander, podemos visitar tres zonas bien diferenciadas: el centro, la península de la Magdalena y la zona del Sardinero. Si queremos saber qué ver en Santander, lo mejor es empezar por el centro.

– El centro

Nuestra visita a Santander puede comenzar por los Jardines de Pereda. Estos jardines se encuentran al principio del Paseo de Pereda, una de las vías más antiguas de la ciudad, ya que se salvó del incendio que arrasó la ciudad en 1941. Fueron construidos sobre el antiguo puerto de la ciudad.

En los jardines se respira un ambiente distendido, entre cafés y parques. Es un buen punto para quedar con los amigos y empezar la visita a la ciudad. En ellos se encuentra una oficina de turismo. También podemos observar una curiosa estatua dedicada al que da nombre a la calle, José María de Pereda, uno de los novelistas Cántabros más importantes. La estatua está adornada con escenas de sus obras.

El paseo de Pereda hacia el este, transcurre entre la bahía y un conjunto de edificios históricos entre los que destaca la sede del Banco Santander. El paseo por un lado está repleto de cafés y comercios, y por el otro, desde la grúa de Piedra hasta puerto Chico, recorre al lado del agua en calma de la bahía, entre pescadores y gente sentada en los bancos, uno de los mejores sitios de Santander para pasear al atardecer.

Justo al llegar a puerto Chico se encuentra el club marítimo, y un original monumento a José Hierro, inaugurado en 2008, que representa la cara de poeta con una serie de paneles superpuestos. También está aquí uno de los monumentos más representativos de la ciudad, el monumento a los raqueros, te darás cuenta cuando veas a un niño tirándose al agua… Un poco más allá se encuentra el palacio de festivales.

Por otro lado, caminando hacia el oeste podemos ver el edificio de Correos, y un poco más allá, la Catedral de Santander.

Si nos dirigimos hacia el norte nos encontramos con la zona céntrica para salir a tomar algo o a cenar, llena de terrazas, cafés y pubs. El punto más importante es la Plaza de Cañadio, lugar de encuentro con bares emblemáticos donde comienza el movimiento por la tarde y no descansa hasta entrada la madrugada. A su lado está la Parroquia de Santa Lucía imponiéndose sobre la plaza.

Dirigiéndonos un poco más hacia el oeste, pasando por el Mercado del Este, y un poco más allá la Plaza Porticada, lugar de parada obligatoria, llegamos por vías peatonales hasta el Ayuntamiento, junto a su gran plaza. Podemos continuar hacia el este, por la calle Burgos, otra vía peatonal, quizás la más comercial de la ciudad, donde se concentran gran número de tiendas. Si continuamos por esa zona, llegamos a la Calle Vargas, lugar predilecto de los Santanderinos para tomar unas rabas, las famosas rabas de Santander.

 

– Península de la Magdalena

Si decidimos ir andando, dos kilometros más allá de puerto Chico, siguiendo siempre el paseo y bordeando la bahía, llegamos a la Península de la Magdalena, el lugar más emblemático de la ciudad, junto con las playas del Sardinero. Podemos llegar hasta aquí caminando a pié del mar, o subiendo por detrás del palacio de festivales, con un bonito paseo lleno de palacetes y casas señoriales desde el cual se puede contemplar toda la bahía.

La península es famosa por haber sido el un regalo de la ciudad de Santander a al Rey Alfonso XIII, como atestigua la placa que se encuentra al pie del Palacio, construido en 1909. Fue elegida por la familia real como retiro de verano durante varios años. Ahora la península es un parque público abierto solo de día, con una cafetería, varias playas, lugares para hacer picnic, y un pequeño zoo, que antiguamente tuvo osos polares.

El palacio es utilizado como centro de conferencias y para cursos de verano de la Universidad internacional Menéndez Pelayo. También es conocido últimamente por ser el escenario de la reciente serie de Antena 3, Gran Hotel.

La península es utilizada por la gente se Santander como espacio para pasear, ya que el recorrido que rodea la península, entre playas y árboles, coronado por el palacio a un lado y al otro la isla de Mouro es de una gran belleza.

La mejor forma de visitar la península es dando la vuelta por la derecha. Podemos contemplar las caballerizas que es lo primero que vemos, el embarcadero real, el faro de la Cerda, el palacio, las carabelas y al final el mini-zoo, por ese orden. El mini-zoo sorprende a los visitantes, porque no se esperan encontrarás pingüinos ni leones marinos en ese lugar. También hay un tren turístico que hace el mismo recorrido.

 

– Zona del Sardinero

Esta zona tiene importancia propia sobre la ciudad, siendo la playa más importante de Santander (también la más grande), y concentrando gran parte de la vida turística. Se llega caminando un poco desde la Magdalena, siguiendo el paseo hacia el norte.

Alrededor de la playa está el paseo más concurrido de Santander, con heladerías, cafeterías y restaurantes a ambos lados de la carretera, y también algunos de los hoteles más importantes de la ciudad están en esta zona, alrededor de la plaza de Italia.

Destaca por su tamaño el casino de Santander, inaugurado en 1916, recordado por los Santanderinos por haberse rodado en sus inmediaciones parte de la película Airbag. A su lado otro gran edificio, el reconstruido hotel Sardinero.

Separando las dos playas están los jardines de Piquio, que deben su nombre a la forma de pico que tienen y que se adentra en el mar. Merece la pena perder un rato en ellos dadas las vistas de las dos plazas, y de la península de Mataleñas y de la Magdalena que podemos observar.

Siguiendo por la segunda playa del sardinero, tenemos a la izquierda el parque de mesones, y cruzándolo los campos del Sardinero. Un poco más allá el palacio de deportes y el recientemente construido parque de las llamas. Este parque ha sido centro de muchos debates en la ciudad, pero sin duda ofrece un espacio abierto, de descanso y de deporte tanto al residente como al turista. Es una gran extensión con un lago, arbolado y césped en el que por las tardes se genera una gran vida. También cuenta con un escenario en el que se realizan conciertos.

 

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander

  

Información general de Santander

– Acerca de Santander

Santander es la capital de la comunidad de Cantabria, situada entre Asturias y el país Vasco. Es una ciudad pequeña, cuenta con una población de 180.000 habitantes. Está abierta al mar, con un puerto que se remonta a la época romana, siendo epicentro y motor de toda la ciudad, girando la vida tanto económica, social y cultura de Santander alrededor de él.

Desgraciadamente, de la ciudad histórica queda poco o nada, ya que del incendio que destruyó el centro en su totalidad en 1941, apenas se salvaron el edificio de correos y la catedral.

Cuenta con una de las bahías más bonitas de la península, siendo el mayor estuario de la parte norte. El paseo marítimo bordeando la bahía y pasando por toda la ciudad, desde el centro hasta el Palacio de la Magdalena continuando por el sardinero hasta el faro, es un hervidero de gente y de vida, con sus más de 7km de paseo, llenos de bonitas vistas, lugares con encanto y playas.

Con su privilegiada situación geográfica, Santander tiene un turismo muy variado. Desde un turismo de descanso, con turista provenientes de toda Europa, aprovechando sus hoteles, restaurantes y playas. Pasando por un turismo de playa y juventud, con sus zonas de fiesta, su festival en el Palacio de la Magdalena en verano, y su vida típica de una ciudad costera. Hasta un turismo de deporte y naturaleza, con la practica de deportes de playa y de deportes de montaña por los diversos parajes de Cantabria.

Pero no solamente vive de su naturaleza. Podemos disfrutar de edificios de gran valor, como su curiosa catedral, el edificio de correos, el faro de Cabo Mayor, el Palacio de la Magdalena o la Plaza Porticada. También cuenta con un centro muy vivo, lleno de bares, restaurantes y vida nocturna, centrándose en un turismo gastronómico con base en la comida típica de la región y explotando sus variados pescados.

Por todo ello Santander es una ciudad de obligada visita en el norte de España, pudiendo extenderla cuantos días queramos por los bellísimos pueblos de Cantabria, con parada obligatoria en comillas, sus envidiables paisajes y rutas de montaña, por ejemplo por los picos de Europa, las Cuevas de Altamira, patrimonio de la humanidad desde 1982, o el parque natural de Cabarceno.

 

– ¿Cuanto tiempo voy a Santander?

Santander es una ciudad pequeñas, que se puede visitar perfectamente en un par de días, dado que no tiene un número alto de museos y paseando se puede ver en un corto periodo de tiempo. En un día podemos ver el centro, la catedral y el edificio de correos, comer en uno de sus restaurantes, caminar por el paseo marítimo pasando por sus playas y descansar. Otro día para ver la península de la Magdalena, el Sardinero y el faro y sería suficiente.

Pero el fuerte de la ciudad son las actividades que podemos realizar en ella. Si queremos explotar todas sus playas bien podríamos pasar una semana o dos. Si lo que queremos hacer es turismo de pueblos y montaña, otra semana para visitar los principales pueblos de la región sería suficiente.

Por ello, dependiendo del tipo de viaje que queramos, debemos adaptar nuestro tiempo. Aparte de esto, podemos absorber la ciudad en dos o tres días.

 

¿Cómo llegar a Santander?

Tren: Las conexiones en tren son escasas, principalmente de Madrid, Valladolid y Palencia.

Bus: Está muy bien comunicada con las capitales cercanas, hay varios autobuses al día desde Oviedo y Gijon, y cada muy poco tiempo desde Bilbao. También hay muchas conexiones con Madrid y algunas capitales de Castilla.

En coche: Para llegar desde Madrid, hay dos opciones, por la A1 hasta Burgos o por la A6 hasta Valladolid y después Palencia. Después hay que continuar por la A-67 (la autovía del cantábrico) pasando por Reinosa hasta llegar a Santander. Unas 5 horas de camino. Para el resto de Castilla y León lo mismo.

Para ir desde el País Vasco, hay autovía desde Bilbao, la A-8, 100km y alrededor de una hora. Si vienes desde cualquier punto de la mitad noreste de España pasarás por aquí.

Desde Galicia y Asturias tenemos la A-8 que une Gijón con Santander, pasando por Torrelavega en poco más de dos horas (180km).

Avión:

Santander tiene un aeropuerto con considerable tráfico para las dimensiones de la ciudad. Hay vuelos baratos Barcelona, Gran Canaria, Lanzarote, Tenerife, Madrid, Malaga, Palma, Sevilla, Tenerife y Valencia. Todos ellos con Ryanair.

Quizás sea la mejor opción para ir a Cantabria, dado que desde cualquiera de las ciudades anteriores puedes conseguir vuelos entre 40 y 70 euros ida y vuelta con un par de semanas de antelación.

También hay varios vuelos desde las principales ciudades Europeas, como Frankfurt, Bruselas, Dublín o Roma.

 

¿Cómo me muevo por Santander?

Transporte público

Santander es una ciudad pequeña, por lo que no necesitaremos coger mucho el transporte público.

De todas formas, la ciudad cuenta con un buen número de autobuses públicos, con muchas líneas que pasan por el centro. La que única que probablemente utilizaras son las que unen la zona del Sardinero con el centro, ya que son las dos zonas con más vida de la ciudad y están un poco alejadas, concretamente por una zona de paseo marítimo de unos 3 km.

Para realizar este recorrido nos servirán todas las líneas que pasan por la parada de Piquío (la zona que separa las dos playas del Sardinero), la línea 1, 2, 3, 4, 7, 13 y 15.

Un billete de bus urbano vale 1,20 Euros y se puede pagar al conductor directamente. Si vamos a coger mucho el autobús sale mejor comprar una tarjeta en cualquier kiosko o estanco, la cual se puede recargar con 6 euros mínimo, y el billete nos cuesta 0,64 en vez de 1,20.

Alquiler de bicicletas

Además existe un servicio de alquiler de bicicletas, funciona muy bien y hay muchos puntos donde coger y dejar las bicicletas por toda la ciudad. Es una buena idea para recorrer la ciudad y la bahía de una forma diferente.

Existe un abono semanal y diario, una vez pagado, la primera hora que tengamos la bicicleta nos sale gratis.

El abono semanal nos sale por 7,11 Euros, la segunda hora que tengamos la bici y las siguientes por 0,51. El diario nos cuesta 1,52 y la segunda hora 0,61

Nos podemos dar de alta en la propia web del sistema de alquiler, así como mirar los puntos de recogida de bicicletas.

 

Precauciones

Santander es una ciudad tranquila, con un centro seguro y pocos robos. Aparte de las típicas precauciones de carteristas y robos de playa, no hay que tener más cuidados específicos.

 

Este post forma parte de una guía completa de la ciudad de Santander, puedes acceder al índice y descargar la guía en varios formatos, para android, para tu lector de libros electrónico, o en pdf:

Guía de Santander