Archivo de la categoría: Perú

Cómo llegar a Machu Picchu y no morir en el intento

Supongo que en el top de todo viajero y de toda persona que no arrastre su alma tristemente sobre la tierra deseará ir, al menos por una vez a Machu Picchu. Yo no iba a ser menos y así de contento estaba, tan contento que casi ni llego.

Y resulta que subir hasta Machu Picchu es un coñazo enorme. No por falta de medios, sino porque el gobierno peruano se aprovecha de que todo el mundo que esté allí tiene que ir a verlo, y vas a ir a verlo sí o sí.

Básicamente hay una forma de ir a Machu Picchu. Es coger un tren que te lleva a Aguas Calientes, que es un pueblo que está a 15 minutos de Machu Picchu. ¿Cuál es el problema? Que no es una opción ya que puedo decir sin dudar que es el tren más caro por kilómetro del mundo ya que el trayecto vale entre 70 y 120 dolares el billete normal, esto es entre 53 y 90 euros, por un trayecto de muy pocos kilómetros. Así que descartamos esta opción. Además se podría pensar que el dinero se lo quedan los peruanos, pero este tren debe ser operado por inversores extranjeros…

Otra opción mucho más trascendental y todavía más cara es hacer el Inca Trail. Lo que se supone que es el camino por el que ascendían los Incas. Pues ve preparando la cartera, porque está prohibido hacer este camino por libre, tienes que ir con guía y con un permiso especial. Los he visto de varios precios, pero de 350-400 dolares no baja ninguno por el Inca Trail clásico de 4 días. Otra opción descartada.

¿Y que nos queda?

Pues la otra opción más asequible y normal es… Coger una furgoneta en Cusco hasta o ir en transporte público + taxis hasta la hidroeléctrica. Lo primero, ¿Qué es la hidroeléctrica? Pues es un central hidroeléctrica en medio de la nada que está conectada por unos railes de tren hasta Aguas Calientes (el pueblo al lado de Machu Picchu).

¿Cuál es el problema? Llegar hasta la hidroeléctrica cuesta más de 6 horas, y de la hidroeléctrica tienes que ir andando por las vías de tren hasta aguas calientes, sumándole un poco más de dos horas. En total unas 10 si no tienes imprevistos… Eso sí, el viaje te puede salir por unos 40 soles, unos 10 euros, comparado con los 60 (solo de ida) del tren, que lo hace en 3 horas. Consejo: Coge la furgoneta sin entrada ni hostal, ya que te intentarán timar.

Lo mejor y más barato para llegar a Machu Picchu es sin duda coger una furgoneta de Cuzco por unos 40 soles hasta la hidroeléctrica y de ahí ir andando. Dormir en Aguas Calientes y subir sobre las 5am a Machu Picchu para ver el amanecer y no coincidir con mucha gente. ¿Problemas? Pues todos los del mundo. Sobre todo que en Perú llueve mucho en época de lluvias. Tiene eso, que 6 meses no llueve nada, y otros 6 llueve todo.

6:30 am. Me levanto, cojo la furgoneta. A las 10 paramos para desayunar. Todo guay, risas, buen rollo, viajeros hipervitaminados que quieren ver Machu Picchu y contarlo en su vuelta a Europa…

11 a.m. ESTO:

Os hago un spoiler, 5 horas después se veía más o menos lo mismo.

Sí, eso, queridos hermanos fue una carretera en algún momento del pasado. Ahora era esa especia de río profundo donde intentaban pasar camiones revolucionando a tope, donde se quedaban atascados y palas les empujaban por detrás, donde cientos de peruanos vitoreaban cuando la pala parecía que se caía al precipicio, entre chillos de “déjamela a mí que no tienes ni puta idea” con su respectivo deje sudamericano. ¿Problema?

No se podía ir ni para detrás ni para adelante. Pasar a pie no era una opción ya que bajaba buena riada. Esperamos. 12 am, 1pm, 2pm, 3pm, 4pm. Vale, nos dimos cuenta de que eso no se iba arreglar. Había que pasar con las mochilas y tratar de encontrar algún amable paisano que nos llevara hasta la hidroeléctrica. Y sino… pues dormir en algún lado, porque estábamos ahí en medio de la nada. ¿Quién viene? Y fuimos reclutando viajeros por el camino. Los de nuestra furgoneta no querían cruzar, así que empezamos una italiana y yo la sesión de reclutamiento y cogimos dos alemanes por el camino, 2 coreanos y 2 japoneses, un chino que no hablaba ni español ni ingles y unos cuantos chilenos, y un par de argentinos que había por allí.

Cruzamos la riada, ya eran alrededor de las 18:00. Tuvimos suerte de encontrar más o menos pronto una furgoneta que nos llevara a la hidro, por un precio razonable. Así que allí íbamos, de risis porque todo había “terminado”, cerveza en la furgo y caras de alegría porque al final íbamos a ver Machu Picchu. Las risas se entrecortaron cuando nuestro amigo amable conductor decidió ir a toda hostia, pero a toda toda hostia por unas carreteras más o menos donde cristo perdió el mechero, con unos cortados que quitaban el hipo y una gravilla que daba entre poca y nada confianza. La cara del alemán de mi izquierda era un poema. Me decía… ¿esto no hay en Europa no? ¿Es impensable?

Llegamos a la hidroeléctrica, sobre las 21 o 22. Ya era de noche oscuro, y no teníamos ni idea de para done ir. Encontramos la vía del tren, y claro, empezó a llover como si no hubiera mañana, pero llover bien, bien, bien. Se supone que el camino entre la hidroeléctrica y Aguas Calientes son entre 2 y 3 horas, de noche, esquivando agujeros en las vías y lloviendo a cántaros son más.

Justo después de estas fotos comenzó a llover…

Ah, y el momento.

Creo que eran alrededor de las 12. Había que buscar hostal, que esa es otra. Y allí no había ni Peter. Encontramos algo decente y barato, con desayuno por 25 soles (6 euros) y allí que fuimos el japones, la italiana un chileno y yo. Y recordáis al chino que no sabía ingles ni español. Pues tenía un hostal cogido pero no sabía donde, y allí estaba en la calle sentado, que nos había seguido. Otra media hora para encontrarle al señorito de Hong Kong su alojamiento. Y llego al hostal, y resulta que el chileno quería palique sobra la crisis. Amigo, mañana tocan diana las 4:30 y son la 1:30 y no hemos tenido el mejor día del mundo.

A las 5 tocaba subir a Machu Picchu y otro error más que cometí. Decidí subir andando por ahorrarme los 20 dolares que cuesta el autobús. Error tras error. En foros ponía que era una horita o así. Hoy pagaría 20 dolares y 200. No se exactamente el tiempo, yo juraría que al menos hora y media a buen ritmo y dos cantimploras de agua después y una reventada curiosa llegué al destino. Ya solo quedaba apoquinar los 40 euros de la entrada (ya los había pagado, porque hay que reservar) pero aún así 40 euros duelen.

Y nada, a falta de hacer un post algún día sobre Machu Picchu, ya que este se me fue de largo, os dejo una foto de lo que vi tras el via crucis. Y mereció la pena…

P.D.: Cuando llegué a Machu Picchu había una niebla densa densa, que podía haber sido ya el colmo para no ver nada. Gracias a todos los dioses Quechua levantó y pude disfrutar. Porque ya hubiese sido…