Archivo de la categoría: Serbia

Cómo aprender cirílico en un día

AutorAsane

Mucha gente piensa que aprender cirílico es algo muy complicado. Estamos acostumbrados a ver los típicos carteles rusos con “esas letras tan raras” que nos asusta un poco. 

Cuando iba a viajar por los Balcanes, me temía lo peor al llegar a Serbia. La gente me había metido miedo, que si está todo en cirílico, que no voy a entender ni el nombre de las calles, que si no voy a saber ni encontrar el hostal, etc.

Pues no. Aprender cirílico es muy muy fácil. Es más, no es que haga falta un día, es que se puede aprender en unas horas. Yo lo aprendí en el tren que une Sarajevo y Belgrado, que por cierto, es un trayecto maravilloso que antes de la guerra se hacía con total normalidad, varias veces al día y tardaba mucho menos que ahora que tiene que pasar dos fronteras de distintos países y tarda muchísimo tiempo, Recomiendo leer este post respecto al tema.

Estación de tren de Sarajevo. En latino y cirílico

El cirílico no es más que un alfabeto, un sistema de escritura basado en el alfabeto griego y con modificaciones del alfabeto glagolítico (los típicos simbolitos que asociamos a la unión soviética). Es decir, se parece bastante a nuestro alfabeto y por esa razón es muy fácil aprenderlo, ya que casi todas nuestras letras tienen equivalencias directas con las letras del alfabeto cirílico, se pueden transcribir.

El alfabeto cirílico se usa en muchos de los países de la antigua unión soviética y de la antigua Yugoslavia. Tiene diferentes variantes, casi tantas como países donde se utiliza, pero en su mayoría son ligeras variantes en cuanto a letras. Por ejemplo en Rusia se utiliza solamente el alfabeto cirílico, en el caso de los Balcanes, en algunas repúblicas ex yugoslavas, el idioma que se habla es el serbocroata, en el que se utiliza ambos alfabetos. Puedes ir por una calle de Belgrado y ver cosas escritas en cirílico o en latino, o en ambos. Mi impresión general es que en Serbia se utiliza mucho más, habiendo lugares en los que sólo se utiliza el cirílico, en cambio en Bosnia apenas lo puedes ver, solamente en los carteles de las carreteras y poco más. En Bulgaria por ejemplo, se emplea el cirílico y no el alfabeto latino.

Estación de tren de Belgrado. Aquí sólo lo indica en cirílico

Así que lo primero es quitarnos el miedo. Queremos más o menos entender algo, no ser expertos. Claro que hablamos de “leerlo”, para identificar calles, productos, comidas, etc. Para lo básico de un viaje. Otra cosa es que sepamos cómo se pronuncian las cosas o que queramos hablar serbocroata.

El truco para aprenderlo es identificar cada letra con su equivalente, que muchas lo tienen. Las que no tienen un equivalente directo, más o menos tienen un equivalente acústico, cómo la dz, puedes imaginarte más o menos como se dice y al final construyes las palabras.

Antes de nada estudiamos un poco el alfabeto cirílico con todas las letras que lo componen en sus diferentes variantes

Oye, pues igual si asusta un poco. Pero tranquilos, era por entrar duro y ahora ir a lo fácil. Ahí hay un montón de letras, nosotros sólo necesitamos la de la variante que queramos entender. En la variante Rusa hay 33 nada más.

Así que en los casos que nos ocupan ahora, imaginemos que viajamos a Serbia o a Rusia. Tan fácil como entrar en la wikipedia, y echar un vistazo a cada variante del cirílico.

Alfabeto Ruso:

Alfabeot Ruso, imagen de la wikipedia

Idioma Serbio

Letras utilizadas en el idioma Serbio. Imagen de la wikipedia

Vemos que el serbio tiene transcripción directa entre ambos alfabetos. Ahora cogemos un lapiz y un papel, y vamos haciendo equivalencias. Muchas son iguales, la a es la a, la e es la e, la j y la k también son la misma, la m, o y t. Pues no parecen tantas. o Sí. El tema es que algunas se escriben igual, pero se refieren a otra letra. Por ejemplo la B es la V, la r es la G, la H es la N y la x es la H. Y ahora las raras raras. Tampoco es difícil, la A mal hecha es la D, la arañita y el 3 son zetas, la N mal hecha es la I, fi es efe, claro, la u con rabito es C, y así.

Tomando apuntes en el tren. Haciendo el alfabeto, apuntando alguna palabra y traduciendo señales…

Vale, hay varias letras que no tenemos, bien nos podemos aprender como son o su sonido y más o menos ir tirando. Por ejemplo el equivalente a DZ en serbocroata es como una d poniendo la lengua rara. Y así vamos construyendo las palabras.

En el tren que va de Sarajevo a Belgrado, que son 9 horas, cogí un papel y un boli y fui traduciendo las señales de las ciudades (es un tren muy lento). Cuando llegué a Belgrado, sabía leer los carteles de las calles. Claro que no todas las letras, pero más o menos sabía construir la palabra, o si buscaba una calle podía recordarla más fácil, aunque la pronunciara mal, yo sabía lo que estaba buscando, o en un restaurante sabía pedir más o menos.

No vamos a sacarnos el B2 de Ruso, pero oye, para salvar los papeles no está mal. Y así ya sabemos algo más, cuando veamos un cartel en ruso diremos, pues ahí pone…